Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Budapest’

Día 5

El congreso empezaba a las 9 de la mañana, y teníamos que ser puntuales, pues uno de los reviewers del proyecto daba una keynote de apertura. Y aunque el proyecto ya contaba con la green flag, siempre queda feo que te vea llegar tarde. Habíamos quedado para desayunar a las 8, pero nos gustó tanto la experiencia del balneario que decidimos empezar el día de forma optimista. Nos levantamos (no todos, sólo Alberto, una compañera y yo) a las 7:10, nos calzamos el bañador, y nos bajamos a las termas, que abrían a las 6 de la mañana.

Tras relajarnos algo más de media hora, subimos a ducharnos y bajamos a desayunar. A las 8:40 salíamos camino el congreso, que estaba al otro lado del Puente de la Libertad. El viernes amaneció un día muy gris y lluvioso, el único realmente malo que tuvimos en Budapest y que, por suerte, nos pilló bajo techo y encerrados. La climatología se portó muy bien con nosotros, desde luego.

El congreso fue soberanamente aburrido, aderezado por la organización so hungarian, un catering tan nefasto que nos obligó a acudir a la cafetería de estudiantes, y la falta de Internet durante casi todo el día. Aunque también hubo algo de entretenimiento, como una charla “técnica” de un enchufado, que provocó las risas de la gente técnica que estábamos presentes, incluyendo una ronda de preguntas con un señor “zas en toda la boca” por parte de uno de los suecos locos.

(más…)

Read Full Post »

Día 3

El miércoles era el día de la final review del proyecto, a la que finalmente no tuve que asistir; además de que me coincidía por la tarde con otro compromiso, que surgió por sorpresa. Por la mañana, fui a dar una vuelta por la ciudad con dos compañeros y dos compañeras del trabajo. Yendo de camino al Puente de Isabel, vimos aparcado un Chrysler completamente raruno, que todo el mundo fotografiaba, y que no supe identificar. Más tarde, y gracias a ayuda forocochera, he sabido que se trata de un Plymouth/Chrysler Prowler.

Chrysler Prowler

Chrysler Prowler

(más…)

Read Full Post »

Una vez más, ya estoy de vuelta en Madrid. Pese a que este viaje era de trabajo, he podido disponer de una cantidad de tiempo para turismo inusitada, lo que me ha permitido conocer en profundidad la preciosa ciudad de Budapest.

Debido a lo precipitado del viaje, y a la semana infernal que lo precedió, no tuve tiempo de buscar información sobre Budapest o Hungría. Sin embargo, esto me permitió sorprenderme más por las peculiaridades del lugar. Dejando a un lado la belleza de la propia ciudad y su arquitectura, dos cosas son las que más llamaron mi atención: lo barato que es todo (o casi todo), y el ambiente nocturno. Respecto a lo primero, y por poner un ejemplo, por 20 ó 25 € por persona comes como un señor en un restaurante elegante de una buena zona, con tus dos platos, bebida y postre. Por otro lado, en un restaurante más casero y recóndito, puedes comer por 3 € perfectamente.

Respecto a lo segundo, todo se puede explicar si tenemos en cuenta el apodo de Hungría como el “Hollywood del porno europeo“. Y es que en Hungría el negocio del porno mueve ingentes cantidades de dinero, por lo que el paisaje nocturno está plagado de “night clubs“, y sus comerciales te asaltan en plena calle para ofrecerte su mercancía de las formas más extravagantes y explícitas: desde perseguirte y rogarte, haciendo hincapié en que nuestras compañeras de trabajo entrarían gratis; hasta ponerse directamente a gritar “welcome to fuckerland, fucking pussy fucking land” y cosas parecidas durante unos minutos.

Como bonus track, otra cosa que sorprende bastante es el peculiar carácter de los húngaros, que parecen tener únicamente dos velocidades: simpáticos y agradables, o totalmente bordes y ariscos. A algunos camareros daban ganas de invitarles a unas copas, y a otros a una patada en la boca. A lo largo de todos los comercios y lugares públicos, la máxima se repetía: o muy majos, o unos siesos de cojones.

Pero pasemos a la crónica del viaje.

Día 1

El día se inició con un madrugón indecente, y el correspondiente vuelo. Cogimos un taxi y fuimos rumbo al hotel Gellért, donde estuvimos alojados. El hotel está a orillas del Danubio, en la parte de Buda, y junto a la colina de San Gerardo (Gellért, que también da nombre al hotel).

(más…)

Read Full Post »

El hotel en el que nos alojamos (Danubius Gellért) está junto al Danubio y, desde el balcón de la habitación, tengo estas vistas:

Vistas desde la habitación

Vistas desde la habitación

El hall del hotel es éste:

Hall del hotel

Hall del hotel

Lo único “malo” es que las habitaciones parecen sacadas del Cuéntame, porque debieron de construirlo en los años 60 y no ha sido renovado…

PD: En Google Imágenes hay un montón de fotos del hotel, del spa, y de sus habitaciones viejunas.

Read Full Post »

Mañana por la mañana temprano (muy temprano :S) estaré otra vez desayunando en el aeropuerto de Barajas. En esta ocasión parto con rumbo a Budapest, en un viaje de trabajo que durará hasta el sábado que viene por la noche.

El asunto es que el miércoles es la revisión final del proyecto europeo en el que he estado trabajando los últimos años. Tres años de trabajo, 15 instituciones de 10 países europeos, y 4,8 millones de €: todo ello desembocará el miércoles en el colofón del proyecto, cuando el project officer y los revisores decidan si el dinero del contribuyente ha sido bien invertido. Mi única experiencia anterior fue hace más de dos años, en la revisión final del primer proyecto europeo en el que trabajé, aunque supongo que ésta será muy similar.

La agenda de la semana incluye un technical meeting el lunes, el ensayo de la revisión final el martes, la revisión final el miércoles, y un congreso jueves y viernes. En principio, también habrá tiempo para el turismo y el ocio: el lunes dispondremos de unas cuántas horas antes de que empiece el meeting, el miércoles por la tarde se incluye una agenda social en las reuniones (con visita a un museo incluida), el jueves puede que nos escapemos del congreso para ver la ciudad, y el sábado está libre hasta que tengamos que desplazarnos al aeropuerto.

Si las reuniones no nos dejan extenuados (el lunes y el martes prometen ser muy duros), las noches también podrían ser largas, habida cuenta de que el sueño siempre ha sido sustituible… :P

Es muy probable que el blog esté algo muerto hasta que regrese, ya que no he dejado entradas programadas (la última semana ha sido bastante caótica, por motivos obvios) y no creo que tenga tiempo ni ganas de escribir nada. El poco tiempo libre de que disponga lo invertiré en disfrutar de la “Perla del Danubio“, por supuesto.

Látlak!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: