Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘conducción’

Como comenté, el viernes pasado estuve en el circuito del Jarama, participando en el VW Race Tour 2010. La experiencia, simple y llanamente, me encantó. Pude probar un montón de coches, y hacer con ellos cosas que nunca haría (ni podría hacer) con el mío; y no me refiero únicamente a correr.

Llegué al circuito de los primeros, y tuvimos que estar esperando un rato dentro del coche en el aparcamiento, pues la temperatura era de varios grados bajo cero. Por suerte, no nevó ni llovió, y sólo unas cuántas placas de hielo en el suelo nos recordaban la ola de frío que sufrimos la semana pasada.

A las 8:30 empieza el sarao flamenco, y pasamos a rellenar el formulario de cesión de derechos de imagen (siendo todo gratis, no hay ninguna queja) y a recoger nuestra acreditación. Me sorprendió, por cierto, que con lo que insistieron por teléfono y por email en el tema del permiso de conducción, nadie me lo pidiera en todo el día. Tras solventar los trámites administrativos, pasamos a la sala de briefing, donde hay preparado un pequeño desayuno con zumo, café, y bollitos.

A las 9:30 comienza el briefing. Primero, una chica de Volkswagen explica un poco los vehículos en plan publireportaje (muy interesante, eso sí), y después dos instructores explican las tres pruebas del día. Durante la charla, podemos escuchar por las ventanas cerradas el rugido de los Golf GTI, Polo GTI, Golf R y Scirocco R, que los instructores están empezando a probar. Dolía pensar que, de estar completamente fríos, y algunos a varios grados bajo cero, pasaron a hacer carreras de drag (podíamos verlos por la ventana durante el desayuno). Es lo que tiene cuando las cosas no son de nadie.

Briefing VW Race Tour 2010

Briefing VW Race Tour 2010

Acto seguido, parto hacia mi primera prueba, que por pertenecer al grupo rojo, corresponde al módulo 4×4. Allí, con un Touareg primero y con un Tiguan después, comprobamos lo que estos bichos pueden hacer. Los Tiguan eran todos iguales, y en los Touareg había un V6 gasolina 280CV/360Nm (el único con reductora real), un 3.0 Hybrid 330CV/440Nm, y el resto V6 TDI 240CV/550Nm. Todos automáticos con DSG. Yo fui en un V6 TDI, por lo que ni mi Touareg ni el Tiguan tenían una reductora real. Aún así, impresiona las pendientes que pueden subir, los terrenos que pueden atravesar y, sobre todo, me impresionó el sistema de bajada automática de pendientes. En un plano de unos 45 grados, sueltas el freno, y el coche baja sólo… de forma controlada, claro, porque bajar bajaría cualquier coche. :-D

 

Touareg bajando una cuesta
Touareg bajando una cuesta
Touareg en la zona de pérdida de apoyo
Touareg en la zona de pérdida de apoyo
Tiguan bajando una cuesta
Tiguan bajando una cuesta

La segunda prueba para mí fue la de circuito. Primero cogimos un Scirocco R 265CV/350Nm DSG de tracción delantera. La primera vuelta fue con el instructor, y según salimos de boxes y pisó a fondo, comprendí por qué la gente se gasta 40.000 euros en estos cacharros. Creo que nunca había montado en nada por encima de los 200 CV, y menos aún para pisarle a fondo en un circuito. Me sorprendió que un motor de 2 litros y 4 cilindros en línea sonara así de bruto, y el golpe que pega el doble embrague del DSG al hacer los cambios, que suena como un subwoofer por todo el coche. Por mucho que escuchar el motor de los V8, V10 y V12 (y hasta W16 del Veyron) del Forza Motorsport o el Gran Turismo impresione, estar en directo dentro de un L4 de 265 ó 270 CV impresiona mucho, pero que mucho más.

Después de la vuelta con el instructor, dimos tres vueltas con el Scirocco R, la primera con calma y en modo D, y las dos siguientes más a machete en modo S. Al ser tracción delantera, y al estar la pista fría y húmeda en algunas zonas, se notaba la pérdida de tracción, y el testigo del ESP, que nunca he visto encenderse en mi coche más allá de las comprobaciones iniciales al dar el contacto, se iluminaba prácticamente cada vez que doblaba el volante.

Scirocco R en el Jarama

Scirocco R en el Jarama

Tras la impresión inicial, cambio de coche. Ahora tocaba un Golf R 270CV/350Nm manual de tracción integral. Por fuera se parecía bastante al mío, el salpicadero era prácticamente idéntico… pero el coche no tiene absolutamente nada que ver, obviamente.

Para empezar, y al igual que ocurre cuando echamos unas carreras en algún juego de coches como el Gran Turismo, el cambio manual en un circuito es mucho más complicado que el automático. Manejar el embrague con suavidad se complica cuando tienes que frenar y reducir desde los 200 y pico en 5ª a los 80 en 3ª. Y en las curvas, es aún más complejo. Por supuesto, nos avisaron de que tuviéramos cuidado con el cambio, pues el día anterior se habían cargado dos embragues reduciendo de 6ª a 2ª. También habían tenido algunas salidas de pista al final de la recta principal (a la gente le asusta frenar a fondo, parece ser), y habían volcado un Touareg (¡!). Hay gente muy bestia… y con muy poco cuidado con todo lo que no es suyo.

Golf R en el Jarama

Golf R en el Jarama

Mientras íbamos terminando y esperando, pudimos ver una exposición donde estaba el nuevo Passat, tanto en su carrocería sedan como familiar.

La tercera prueba fue la de Paddock. Primero realizamos la típica prueba de frenada asimétrica sobre firme mojado, metiendo dos ruedas por asfalto y otras dos por pintura deslizante (como la de los pasos de cebra). La prueba se realizaba con dos Sharan (desconozco la motorización), uno con el ABS deshabilitado, y otro sin modificar. Obviamente, el resultado es que, entrando a 40-45 km/h y frenando a tope, sin el ABS el coche es absolutamente incontrolable, mientras que con ABS el coche se detiene perfectamente y sin desviarse de la trayectoria marcada por el volante.

Frenada asimétrica con Sharan

Frenada asimétrica con Sharan

La segunda prueba fue la del minicircuito de conos con un Polo GTI 180CV/250Nm DSG. Dado lo pequeño del circuito, se hacía completamente en 2ª y sin parar de girar el volante, si bien con un coche tan pequeño y ágil era bastante divertido. Creo que la idea era observar el cambio en la distribución de pesos al acelerar, frenar y girar.

Polo GTI en el Jarama

Polo GTI en el Jarama

Para finalizar la tercera prueba de la mañana, nos hicieron una demostración de la nueva versión del sistema de aparcamiento automático de Volkswagen con un Touran. Tras fallar dos veces seguidas (el instructor se pasaba acercándose al coche de atrás, y el coche se frenaba sólo y abortaba la maniobra), a la tercera pudimos ver que el coche se aparcó “sólo”. Habida cuenta de que el sistema funciona bien cuando el hueco es más o menos generoso (cuando “no hace falta”), pero que no funciona en los huecos justos (ni siquiera los detecta), que es cuando más podría interesar… bueno, pues no deja de ser curioso, pero no demasiado útil. Yo, desde luego, no pagaría ese extra.

Para terminar la mañana, nos repartieron el típico formulario con una encuesta de valoración, y preguntando qué coche tenemos, de qué año y con cuántos kilómetros, así como si teníamos pensado adquirir uno próximamente. Echando fichas, vaya :-). Por último, nos regalaron un polo (el GTI no, por desgracia, sino la prenda de ropa), que era talla única y apuesto a que no le sirvió al 80% de los presentes. No les habría costado mucho poner varias tallas, o una talla única más grande…

En resumen, y como dije al principio, una experiencia muy interesante, que recomiendo a los que tengan la posibilidad de realizar, y que repetiría sin duda alguna. El evento tiene un fuerte componente comercial, pero habida cuenta de que todos estábamos allí por la patilla, creo que en absoluto es algo reprochable. Sin embargo, la gran mayoría de la carga del evento gira en torno a la educación y la formación del conductor, pues las pruebas son perfectamente extrapolables a cualquier vehículo de características similares a los usados en las pruebas. Además, y dado que una proporción importante de los presentes ya somos clientes de la marca, lo entiendo más como un evento de fidelización que de captación.

Y ahora la de cal, aunque no tenga absolutamente nada que ver con el VW Race Tour 2010. Como en mi anterior post pude comprobar que la gente de Volkswagen me leyó, allá va un consejo: mejorad vuestro servicio de postventa. Aunque esté encantado de que me hayáis regalado un evento como el del viernes pasado, y también con mi coche; es vergonzoso la cantidad de tropelías, chapuzas y comportamientos poco profesionales que se pueden observar en los servicios de postventa de la marca. Personalmente, aún no he hecho la primera revisión y ya he tenido alguna experiencia desagradable, y leyendo por Internet, casi da miedo llevar el coche a los talleres oficiales. Dicho queda.

Por cierto, y para terminar, todas las fotografías las he sacado de la página oficial del evento, y más concretamente de aquí.

Read Full Post »

Debo empezar diciendo que no soy una persona a la que le toquen premios en sorteos o cosas así, para empezar porque no participo. Una vez, en un concurso de Micromanía, me tocó el juego HALO (el primero) para PC… y creo que eso es todo.

Cuando me compré el Golf, hace algo más de un año, el comercial me ofreció registrarme en la típica logia online de la marca, que periódicamente manda promociones, información, y demás variedades de spam; y que a veces manda invitaciones a eventos interesantes. Pues hace un par de semanas me mandaron algo interesante: me invitaban a registrarme en el VW Race Tour 2010. Tras cerciorarme de que no me iban a clavar una pasta (me costó creer que fuera gratuito), me registré. Luego me estuve informando, y vi que, de la gente que recibía esa invitación, no todo el mundo terminaba yendo. Y me olvidé.

Pero hace un rato he recibido una llamada, en la que me confirmaban la plaza y me solicitaban confirmar el turno. El viernes por la mañana temprano (MUY temprano), y si la climatología no lo impide, estaré en el circuito del Jarama para asistir al evento. Las atracciones principales son tres: módulo off road con un Touareg (desconozco la versión), módulo técnico (zona deslizante, etc.) y, sobre todo, la prueba de circuito con los Scirocco R y Golf R… 265 CV al eje delantero y 270 CV a los dos ejes respectivamente.

¡Qué ganas de que llegue el viernes!

Read Full Post »

Hoy hace justo un año que obtuve mi preciosa “L“, acreditándome como un genuino “lerdo” al volante (novel en determinados contextos), y pasando simultáneamente a formar parte de la masa motorizada del país. Reconozco que lo cogí con muchas ganas y, desde entonces, bien por necesidad o por placer, he recorrido unos 19.000 kilómetros (6.000 con el R21 y 13.000 con el Golf aproximadamente).

Como se suele decir, a andar se aprende andando, y a conducir también se aprende conduciendo. Sales de la autoescuela sabiéndote las señales, las normas básicas, y a manejar los mandos… pero de conducir ni puta idea. Poco a poco, con el tiempo y la experiencia, uno va aprendiendo a mimetizarse en la jungla del asfalto, representando su papel en la compleja y cómica coreografía del tráfico. Al principio cualquier movimiento extraño te sorprende, y con el tiempo aprendes a predecirlos (y a ponerles nombre: ¡pirulas!). El tiempo también enseña a controlar la tensión producida por querer controlar todo lo que te rodea, que en mi caso, fue importante durante un tiempo.

Como diría a Papá Noel (o en este caso a Pere Navarro), este año he sido bueno, y creo que he hecho muy pocas pirulas. Respeto las normas de circulación, sobre todo las que me jode que no se respeten (¡los intermitentes no se gastan!), y respeto los límites de velocidad. Bueno, el de ir a 80 km/h por ser novel, reconozco que me lo he pasado por el arco del triunfo desde el día d+1 de sacarme el carnet. Si sirve de algo la excusa, intentad ir por la carretera de Barcelona a 80 y veréis lo que pasa. Pero bueno, dejando mi gran pecado reconocido a un lado, los límites que marcan las señales sí los respeto.

Y cuando vas a los mandos de un coche, hay algunos “compañeros” que considero imprescindibles. Dejando a un lado a los que se abrochan el cinturón de seguridad y te dan conversación, citaría los siguientes.

¡Música! El mejor compañero cuando no hay otro; nadie te guiará a tu destino como los Metallica o los Helloween. En el 21, la música provenía de una autoradio Vieta con Mp3 (que instalé yo) y un par de tarjetas SD de 2 Gb, a través de los bastante destruidos altavoces que traía el coche cuando se compró. En el Golf, proviene de la radio RCD310 de serie y una memoria USB de 16 Gb, a través de los 8 altavoces que traía el coche. Ahora se escucha todo mejor, desde luego. :-)

Manos libres. Si vas a usar el móvil, que sea con manos libres. Y no sólo porque te obligue la ley, sino porque la hostia que te puedes pegar es interesante. En el 21 obtenía mi “kit de manos libres” a través de la entrada auxiliar de la radio, un bluetooth de DealExtreme y un apaño extraño -pero muy efectivo- que monté. En el Golf, uso directamente el Parrot CK3100 que venía con el coche. Con la marcación y los comandos vocales, no tengo que mover un dedo ni para pulsar un botón.

GPS. O te aprendes todos los mapas de España, o paras a mirar la guía, o usas un GPS. Siendo un tecnoagilipollado de la era digital, la elección es obvia. Hasta hace poco más de una semana, utilizaba el archiconocido TomTom en mi HTC Diamond, y desde entonces uso Google Maps Navigation en mi Nexus One. La idea es la misma: dile dónde, y él te dirá cómo. Creo que es imprescindible llevarlo siempre encima, y por eso utilizo los móviles en lugar de tener un GPS dedicado.

A partir de ahora, sólo mis 8 puntos en el carnet y el límite de alcohol más bajo me delatan aún como novel. Lo primero no me preocupa mucho, porque no planeo perderlos; y lo segundo es irrelevante, porque mi límite autoimpuesto es 0,0%.

¿Y de ahora en adelante? Pues a seguir aprendiendo, por supuesto. Siempre queda mucho por aprender.

Read Full Post »

Aquí llega una nueva oleada de aplicaciones gratuitas y muy interesantes para Android, en esta ocasión sobre mapas y geolocalización. Gracias a la posibilidad que ofrece Android de geolocalizar nuestra posición, bien mediante el uso del GPS (más preciso), mediante redes WiFi (para algo tenía que servir el espionaje de Google), o mediante antenas de telefonía móvil; muchas aplicaciones nos ofrecen la posibilidad de localizar lugares o servicios cerca de nosotros. Además, combinando la información con la brújula del dispositivo y con los mapas de Google, pueden guiarnos exactamente hacia dichos lugares. Bienvenidos a la era del tecnoagilipollamiento digital. :-)

bliquo

market://details?id=com.bliquo.main

Aplicación que se define como buscador de ocio urbano, nos permite geolocalizar restaurantes, cafeterías, bares y discotecas a nuestro alrededor. Para los resultados obtenidos, podremos ver su dirección, su teléfono, sus horarios, así como opiniones que otros usuarios del servicio hayan expresado.

Brújula

market://details?id=com.apksoftware.compass

Ni más ni menos que eso mismo: una brújula. Eso sí, también permite visualizar y combinar la información con la obtenida del GPS. Simple y útil.

Estatus GPS

market://details?id=com.eclipsim.gpsstatus2

Bastante similar a la aplicación anterior, pero en esta ocasión centrada en la obtención de datos sobre la conexión GPS: velocidad, aceleración, rumbo, etc. También permite guardar posiciones.

Find Starbucks

market://details?id=com.dahutu.android.FindStarbucks

Oh, amantes del café, ¿están bajos vuestros niveles de cafeína? ¿necesitáis un poco de líquido elemento? Pues a localizar un Starbucks rápidamente.

Aunque conozco algún amante del café cuya opinión de esta cadena de cafeterías no es muy buena… que conste que yo ya me pasé al café solo hace tiempo, y aún me sigue gustando el Starbucks. ;-)

Gas Prices ESP Lite

market://details?id=com.aolasoft.gaspriceslite.activities

Permite localizar las gasolineras más cercanas con sus precios para cada tipo de carburante. Además, las localiza en el mapa, muestra toda su información (dirección, horario, tipo, distancia, coordenadas) y permite usar la API de Google Maps para indicar la ruta hacia la que tú elijas.

Layar

market://details?id=com.sprx.layar

La aplicación de realidad aumentada por excelencia. Combina la información de la cámara, el GPS y la brújula para superponer en pantalla información en base a una serie de “capas” que podemos seleccionar. Las capas disponibles van desde fotografías online hasta información de Wikipedia o búsquedas específicas de Google (pizzerías, garajes…), pasando por cajeros de determinadas entidades bancarias, cines, teatros, restaurantes…

Relativamente útil, muy curioso, y un auténtico devorador de tráfico y batería.

Google Maps

market://details?id=com.google.android.apps.maps

¿Qué decir de Google Maps que no sepa ya todo el mundo? Pues eso, pero en edición Android de bolsillo.

My Tracks

market://details?id=com.google.android.maps.mytracks

Aplicación para registrar tus caminatas utilizando el GPS del dispositivo Android. Muestra estadísticas (tiempo, velocidad, distancia, elevación) en sus diversos modos (paseo, correr, ciclismo) y permite descargar rutas para seguirlas, así como subir las rutas generadas a Google Maps.

Places Directory

market://details?id=com.google.android.apps.localdirectory

Otra joya de la gente de Google: un completísimo directorio de lugares para geolocalizar en nuestras cercanías. Sus categorías incluyen atracciones, bancos, bares, cafeterías, gasolineras, hoteles, servicios médicos, cines, garajes, restaurantes, tiendas y taxis; y contienen información actualizada y bastante completa de cada localización. Además, en la propia página de resultados mostrará la distancia y la dirección con la brújula a cada uno de ellos. Encontrar un cajero ahora será un juego de niños.

Radardroid Lite

market://details?id=com.ventel.android.radardroid.lite

Avisador de radares que hace uso del GPS y la base de datos de UniversalPOI. Narra de viva voz la información del sistema, tanto sobre radares, como posibles incidencias del sistema o del GPS. Además, hace uso de la propia API de Google Maps, pudiendo utilizar la vista de mapa o de satélite, o simplemente funcionar en segundo plano, con otra aplicación en ejecución (un navegador GPS, por ejemplo) o con la pantalla del terminal apagada.

En espera de que activen en España Google Maps Navigation, puede venir muy bien para viajes largos… aunque sólo sea para que nos avisen de los radares.

Read Full Post »

Puesta a punto

Aún no hace dos meses desde que me saqué el carnet de conducir, y ya me he hecho un buen rodaje, pues llevo casi 3.500 kilómetros a mis espaldas.

Pero lo de esta tarde sí que ha sido intenso, pero intenso de verdad: cuatro horas y media seguidas (parte de noche), 210 kilómetros, cuatro puertos de montaña, curvas de 180 grados a cascoporro, calzadas en las que no caben dos coches, una tormenta de verano, y un toro en medio de la carretera. ¿Alguien da más?

Creo que, al lado de esto, ir a Valencia este fin de semana va a ser un juego de niños…

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: